Blog

Comunicado sobre el pleno de presupuestos municipales 2018

Comunicado sobre el pleno de presupuestos municipales 2018

Una vez más, la falta de diálogo ya característica de este equipo de gobierno vuelve a condicionar aspectos esenciales de la vida pública del municipio de manera grave e inexplicable. En este caso se trata de los presupuestos municipales, nada menos que el plan económico y financiero anual adaptado a las necesidades y recursos de cada momento, clave para poder llevar la planificación, programación, control, seguimiento y evaluación de las actuaciones municipales.

No se entiende que, tras dos años esperando unas negociaciones para elaborar los nuevos presupuestos (los vigentes están prorrogados desde 2016), el equipo de gobierno socialista intente ahora aprobarlos a toda prisa, sin trabajarlos seriamente con el resto de los grupos políticos y no aceptando casi ninguna aportación de peso, en un consistorio muy fragmentado con hasta cinco fuerzas políticas diferentes, donde el alcalde Antonio Conde gobierna en minoría.

La sensación es de imposición y de falta de voluntad política, dando a entender que nunca se ha querido llegar a un acuerdo. No se habría llegado a este punto si se hubieran debatido las cosas en tiempo y forma con todos los grupos políticos que representan a los vecinos y vecinas del municipio. Se ha llegado hasta aquí sin haberse presentado un borrador en tiempo y forma, a lo que se añaden varios meses de abandono de la negociación por parte del equipo de gobierno, hasta que la ha retomado precipitadamente ya al final del año. A esto hay que añadir que los presupuestos propuestos por el gobierno municipal son para el presente año 2018 y no entrarían en vigor hasta principios de diciembre, a escasos días de la finalización del año. No daría tiempo a ejecutar ningún incremento con respecto al anterior y, por tanto, es un fraude a la ciudadanía jactarse de “inversiones en empleo en 2018” que no se van a llevar a cabo. Es un ejemplo más de la utilización electoralista de las instituciones que tanto caracterizan al PSOE-A y que no nos cansaremos de denunciar. Ante este panorama, la negativa a los presupuestos por parte todos los grupos (excepto la abstención de sus socios de Ciudadanos) fue rotunda en los foros de debate previos al pleno municipal, tanto en la comisión de economía, como en el Consejo del Instituto Municipal de Dinamización Ciudadana y en el Consejo de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Dadas las circunstancias, el optimismo del que ha hecho gala el equipo de gobierno sobre el pleno de este 5 de noviembre vuelve a ser cuanto menos difícil de entender. Pareciera que, como en otras ocasiones, Antonio Conde prefiere seguir el mismo guion torpe de sumar pocos apoyos en la derecha, crear falsas esperanzas en la ciudadanía sobre unos supuestos presupuestos progresistas para, inmediatamente después, culpar al resto de grupos políticos de que tales medidas no se puedan llevar a cabo porque no dan los votos, en vez de hacer los deberes y trabajar con el bloque del cambio, que ha hecho múltiples propuestas confiando incansablemente durante toda la legislatura en la posibilidad de llegar a acuerdos y con quienes sí sumaría los apoyos suficientes para sacar adelante medidas que mejoren la vida de los vecinos y vecinas de Mairena.